La Unidad Cristiana Conforme a Las Sagradas Escrituras

Inicio - Home

 

© Copyright 2002, Adelphia. www.philadelphos.org

Esta página y todos sus contenidos se encuentran registrados y no puede ninguna parte de ellos ser almacenada en BBS o sitios de Internet sin el permiso expreso del editor. Ninguno de los textos pueden ser reproducidos total o parcialmente con fines comerciales. Pueden ser enviados gratuitamente por correo electrónico, siempre que se deje intacto su contenido, sin ningún agregado ni omisión, y se haga mención expresa del autor y la fuente.

 

“Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa: para que el mundo crea que tú me enviaste.” (S.Juan 17:21) 

Una somera mirada a la realidad eclesiástica del tiempo presente nos muestra, por una parte, un panorama de divisiones no bíblicas entre los cristianos renacidos y, por la otra, de movimientos y organizaciones de unidad indebidas de fieles e infieles. Todo ello sin duda afecta el testimonio de la Iglesia de Cristo en el mundo como el mismo Señor lo demanda en Su Palabra. Los aspectos salientes de este panorama son: 

Ecumenismo 

El Ecumenismo es un movimiento de sincretismo religioso, que pretende amalgamar en una super-iglesia mundial distintas confesiones de fe, tanto protestantes como ortodoxas y católico-romanas, sean modernistas o neomodernistas y aún creyentes renacidos que, carentes de discernimiento espiritual, son envueltos en tal corriente (Ez.22:26). 

Núcleos impulsores de este movimiento son:

  1. Por una parte, el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) fundado en 1948 y que hoy agrupa a unas 330 iglesias de diversas extracciones: Anglicana, Luterana, Metodista, Reformadas Ortodoxas (incluyendo Ortodoxa Rusa) y otras, todas sobre la base de paridad, aprendiendo las unas de las otras, con la pretensión de avanzar a una plena comunión que hoy todavía, luego de muchos tropiezos, no se puede precisar.

  2. Otro centro ecuménico es la Iglesia Católica Romana a partir del Concilio Vaticano II (1962-1965), la cual, aunque participa de la Comisión de Fe y Constitución del CMI, en verdad pretende que los “hermanos separados” vuelvan a la “casa paterna”.

  3. Una tercera corriente ecuménica está dada por el movimiento carismático, corriente que traspasa las fronteras de las denominaciones evangélicas y aún del catolicismo, pretendiendo unir a todos sobre la base de la supuesta “experiencia y manifestación del Espíritu”. 

No es esta la unidad por la cual oró el Señor Jesucristo (Jn.17:11), sino que se trata de una falsa unidad (2Co.6:14-17). La unidad verdadera se basa en el Un Espíritu (1Co.12:13) que mora solamente en aquellos que, salvados por arrepentimiento y fe en el Señor Jesucristo, han experimentado el nuevo nacimiento (Ro.8:9). Y se basa en las Santas Escrituras (Jn.17:17), no en “otro Evangelio” (Ga.1:8-9), ni “otros Cristos” (Mt.24:24), ni otros intercesores. 

El mandato bíblico respecto a estas distintas formas de la Babel moderna (Ap.17:5) es redargüirlas y apartarse (Ef.5:11; Mt.7:15 y 23; Ro.16:17-18; 2Jn.9-11), y a los creyentes que fueron envueltos: “salid de ella, pueblo mío...” (Ap.18:4). 

Ver al respecto Ecumenismo y Doctrina Bíblica de la Separación. 

Denominacionalismo 

El Señor Jesucristo fundó una sola Iglesia, única y universal y las distintas congregaciones que los apóstoles fueron estableciendo en las diferentes ciudades que visitaban, no tenían entre sí otra diferencia que su localización en el espacio. ¿Por qué circunstancia, entonces, tenemos tantas Denominaciones Evangélicas? 

La cristiandad evangélica se presenta ante el mundo separada en Denominaciones, cuyos cuerpos organizacionales son de concepciones disímiles y sus cuerpos de doctrina no armonizan entre sí. Las denominaciones sólo pueden existir a condición de que existan desarmonías. De allí que la Unidad Cristiana está circunscripta a esos límites confesionales. ¿Por qué mantener las discrepancias y tenerlas por insolubles, cuando el Señor oró por la unidad de los suyos, sin ninguna distinción de “denominaciones”? 

La Biblia nada sostiene de denominacionalismos ni de inter­denominacionalismo. “Yo soy de Pablo”, “yo de Apolos”, no podía ser la nota divina de convivencia en la Iglesia de los días apostólicos. Tal nota era “carnal”, no la espiritual según Dios. (1ªCo.3:4). La Biblia nada dice de “iglesia de tal o cual denominación” sino sólo refiere a “la iglesia del Señor”, “la iglesia de Dios” y la igle­sia de tal o cual lugar. 

El Interdenominacionalismo procura unir a los creyentes sólo alrededor de aque­llos objetivos de trabajo respecto a los cuales sabe con seguridad que no hay diver­gencia. Pero confiesa que esos mismos creyentes están positivamente desunidos en todos los puntos que allí no se van a tratar, porque si se trataran llevaría implicado el inmediato rompimiento de su concordancia. 

Es por todo ello que lanzamos el llamado a todos los fieles, expresando que es necesario quitar de nosotros ese espíritu denominacionalista y unirnos todos los fieles creyentes en un genuino y sincero deseo de servir a nuestro Dios en la única forma que Su bendita Palabra nos ordena hacerlo.   

Ver a este respecto Denominacionalismo en Método Bíblico de Restauración de la Unidad Cristiana

La Doctrina Bíblica de la Unidad Cristiana 

Se entiende por Unidad Cristiana a nivel Bíblico, la unidad de los cristianos en todas sus connotaciones de origen, áreas de relación y manifestación, y, consecuentemente, la unidad de la iglesia cristiana que ellos integran, entendiendo por “cristianos” a los renacidos. 

Es la unidad por la cual Cristo oró (Jn.17:21-23), la unidad de sus discípulos a Sí mismo y al Padre, o sea con los suyos, que establece a su vez, la unidad de los suyos. Esa bidimensión –verticalidad y horizontalidad- de la unidad, define la unidad cristiana que es decir la unidad de la Iglesia, implícitamente referida. La unidad de la Iglesia de Cristo es la unidad de los renacidos, quienes son los únicos “miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos” (Ef. 5:30). 

Tenemos entonces cuatro aspectos inseparables en la Doctrina bíblica de la unidad cristiana:

¨      La unidad del Espíritu o Sustancial (Jn.17:11,21-23),

¨      la unidad de Verdad o doctrinal (Ef. 4:13-16),

¨      la plena comunión de amor fraternal (Col.3:14) y

¨      la unidad de testimonio ante el mundo (Jn.17:21). 

En relación con el testimonio, la unidad cristiana es corporal y misional, y se aplica:

  1. a la iglesia local,

  2. a la relación inter-iglesias cuyas asambleas deben ser independientes, respondiendo sólo al Señor, pero que deben guardar fraternal relación, comunión, asistencia y cooperación,

  3. al testimonio al mundo, donde la Unidad Sustancial e invisible, se hace objetiva a los ojos del mundo por la unanimidad de los cristianos en doctrina, prácticas, enseñanzas  y testimonio. 

Una es la Iglesia de Cristo, que se expresa visiblemente en la tierra en diversidad de iglesias locales, no en denominaciones que son divisiones antibíblicas; tales deben guardar plena unanimidad en doctrina, prácticas y testimonio. El mandato del Señor es claro y no debe ser desoído (Sal.50:5). 

Ver al respecto la Doctrina Bíblica de la Unidad Cristiana y el Testimonio Philadelphia.

 

"Para que todos sean una cosa; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean en nosotros una cosa: para que el mundo crea que tú me enviaste." (Juan 17:21)

 "...siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todas cosas en aquel que es la cabeza, a saber, Cristo." (Efesios 4:15)

"Juntadme mis santos; los que hicieron conmigo pacto con sacrificio." (Salmo 50:5 )

 

Inicio - Home